José Cobrana

 

José Cobrana construyó esta casa, al menos las partes más nuevas (sin contar las reformas que se hicieron cuando se transformó en casa rural). Poco recuerdan los más mayores de José. Su historia quedará sin escribir, perdida en el tiempo. José estuvo casado con Aniceta y tuvieron seis hijos: Celia, José, Segundo, Cándida, Ludivina y Carola. Se dice que era un hombre muy trabajador, ganó prados al monte y cerro fincas por aquí y por allá. El más celebre es el prao de la Brana, junto a la pena de la Orbia, que con su cerca de “XX ha” es uno de los prados cerrados más grandes del pueblo, aunque también uno de los más alejaos. Como la mayoría de los Babianos de por aquel entonces José era pastor trahumante. En verano venía con las ovejas y trabajaba en la recogida de la hierba con el resto de la familia. Los inviernos los pasaba en extremadura, con los rebaños de merinas, propiedad de grandes terratenientes, y dejaba a la familia en La Cueta al cuidado de la casa y los pocos animales que poseyeran. José se murió en la transhumancia, viniendo de extremadura.