Osos

 

Hace algunos anos una joven pareja estuvo una semana en casa. Eran dos biólogos franceses de un pequeno pueblo cerca de XXX… Venían atraídos por la naturaleza de estos parajes en general. Pero su verdadera obsesión era poder ver un oso. Todas las mananas se levantaban mucho antes del amanecer y se iban unos días hasta Somiedo, otros días a Laciana, donde mayor población hay de estos animales. Nosotros estamos justo entre estas dos zonas, pero nuestros valles son demasiado pelados y altos para los osos cantábricos que gustan más de zonas boscosas, donde poder esconderse. No es nada fácil ver a un oso, incluso para los investigadores y naturalistas que se pasan la vida siguiendo sus huellas es muy difícil llegar a observar en vivo a uno de ellos, ni de lejos. Además, los osos pueden recorrer grandes distancias en poco tiempo, por lo que es muy difícil, tenerlos localizados en una determinada zona. Sin embargo, el hecho de que se desplacen de un lugar a otro con cierta frecuencia y de que el número va aumentado en los últimos anos, bueno, puede que tengas suerte y cuando menos te lo esperes te encuentres con un osezno despistado en la carretera o puedes ver pasar por nuestros valles algún ejemplar que va de “viaje” (se han dado casos). Nuestros biólogos franceses no tuvieron esa suerte.